Desde 1994 el numero de huérfanos en Rusia crece sin cesar , segun señalaban fuentes de la BBC en un articulo publicado con motivo de El Dia Internacional del Niño en el 2001. En aquel año, el gobierno ruso presentó un informe, desde su Ministerio de Salud, en el que se afirmaba que sólo uno de cada diez menores puede considerarse “saludable” antes de cumplir los 17 años. Además, señalaba el aumento de las enfermedades mentales en un 20%  y una tasa de alcoholismo o adiccion a drogas de un 76%.

 

Sin embargo, aunque  ecalofriantes, estos datos no pillaron por sorpresa a la poblacion rusa que, tras la caída del comunismo, se ha habituado a ver a sus niños pidiendo limosna o incluso viviendo en las calles.

En el 2001 se calculaba que unos 2.5 millones de niños rusos viven en las calles. Se trata de huerfanos o de niños abandonados por sus padres por falta de recursos para mantenerlos. 

Parece ser que, pese a las reformas economicas llevadas a cabo por el estado desde 1991, Rusia no cuenta con las infraestructuras y los recursos necesarios para proteger a su poblacion infantil.

Anuncios